Cuando se cambia el aceite en el coche

El cambio de aceite es un mantenimiento básico que se debe tener en cuenta cuando hablamos de un coche para mantener en buen estado el motor. Para hacerlo puedes recurrir a los talleres mecánicos, para que se haga de forma correcta y que así se evite cualquier tipo de inconveniente.

Pero, muchos conductores no saben cuáles son los indicadores de que el coche requiere de un cambio de aceite, por este motivo he preparado este post. Así, podrás saber cuándo se debe cambiar el aceite de tu coche, y lograrás tener los resultados esperados.

Indicadores para el cambio de aceite

Existen varios puntos básicos que se deben tener en consideración cuando hablamos de cambiar el aceite del coche. Dentro de los principales están:

Ruidos del motor

Los ruidos del motor suelen ser un indicador bastante fiable de que el motor no tiene una correcta lubricación. Por este motivo, ante un incremento en los ruidos del motor, se debe llevar el coche de inmediato al taller para hacer un cambio de aceite.

Estos ruidos aumentados indicarán que se está produciendo una gran fricción entre las piezas del motor, y por lo tanto un gran desgaste. Por este motivo, es necesario que se esté muy atento a los posibles aumentos en los ruidos del motor.

Nivel de aceite

Es aconsejable revisar el nivel de aceite por lo menos una vez cada mes, para asegurarse de que el nivel de aceite es óptimo. Una disminución en el nivel de aceite puede indicar que se está produciendo una fuga en el motor, motivo por el cual será indispensable repararla para evitar contratiempos.

Además, un nivel muy elevado de aceite tampoco es recomendable, puesto que este puede arrastrar partículas de suciedad hacia el interior del motor. Esto producirá daños al motor, lo que reducirá drásticamente su vida útil.

Kilometraje

El kilometraje es otro indicador clave a la hora de hacer el cambio de aceite en el coche, puesto que cada coche requiere de un cambio de aceite a cada cierto kilometraje. En todo caso, se establece que los coches anteriores al año 2000 requieren un cambio entre los 5.000 y los 15.000 kilómetros.

Sin embargo, en los coches más actuales, este rango puede subir hasta los 30.000 kilómetros, por lo cual se recomienda fijarse en el manual de funcionamiento del coche. También se debe tener en cuenta el tipo de lubricante utilizado para saber cuándo hacer el cambio.

Deja un comentario