1000Extra – Los emprendedores no nacen se hacen

Toda persona tiene una combinación única de actitudes, fortalezas y debilidades; innatas o relativas a los genes o desarrolladas por la crianza. Estos elementos permiten a cada individuo destacarse en diversas áreas, mientras que en otras, probablemente, su rendimiento resulta mediocre o nulo.

Por supuesto, eso no significa que sea imposible aprender y desarrollar habilidades de oficios o materias específicas. Mas bien se refiere al hecho de que, en ocasiones, la gente emplea mejor su tiempo y esfuerzo en especializarse en aquello para lo cual posee facilidad. De ese modo se crean relaciones de interdependencia dentro de la sociedad.

Para quienes quieran actuar de trader o intermediarios con herramientas como 1000Extra, existe un perfil psicológico específico que necesitan poseer o trabajar en su desarrollo. Solo así podrán sobrevivir e incluso prosperar, en este ambiente que aunque es virtual, ejerce enormes influencias en el mundo.

Lo primero a aceptar del oficio, es que una cierta cantidad de fracasos está garantizada. Se trata de una actividad de alto riesgo y muchas incertidumbres, donde hay que saber mantener la cabeza fría y los sentimientos controlados. Por tanto, conviene crear suficientes ganancias para superar las perdidas inevitables, minimizándolas en la medida de lo posible.

Asimismo, se requiere disposición a entrenarse en las nuevas técnicas. Lo que implica leer libros, ver videos, hablar con los colegas y más. Porque detenerse en un ambiente tan dinámico es sencillamente una forma segura de estancarse.

Y dado que los trabajadores independientes no tienen un jefe que les imponga una rutina, el trader necesita un amplio dominio de su inteligencia emocional. Es decir, ejercitarse en cuanto a la automotivación y el manejo de las decepciones.

Por último, no dejarse engañar por las apariencias e ignorar lo bueno del momento, apuntando a lo excelente, al mediano y largo plazo. Esto demuestra que un título universitario no es el fin del proceso de aprendizaje.

Deja un comentario